Archivos de la categoría ‘Articulos’

Gichin Funakoshi – El Hombre Que Señalo El Sendero

Publicado: junio 23, 2013 de franramvel en Articulos
Etiquetas:, , ,

Hola a todos, un placer saludarlos, el día de hoy les traigo material que nos mando nuestro compañero Marco Cortés sobre la persona que trajo el Karate en una de sus formas más puras, leí el articulo y se los recomiendo bastante.

Sin más les pido lo mismo que en los otros articulos de los colaboradores del blog, su opinion es importante así que algo de retroalimentación nos cae de maraviila.

Sin más les dejo el link de descarga, que lo disfruten.

Gichin Funakoshi.pdf

Metodología actual VS Metodologia tradicional

Publicado: mayo 27, 2013 de franramvel en Articulos

¡Osu!

A pesar de que estoy muriendo por los exámenes de la carrera quisiera compartir algo que considero muy importante a vísperas de nuestro examen el día viernes 31 de mayo.

Cuando comencé a entrenar Kyokushin tenía una idea bastante clara de que esperar sobre el estilo: tortura. Así que desde un comienzo empece a dar lo mejor de mi y exigirle a mi cuerpo limites que jamas creí alcanzar.

La idea de entrenar como loco no se formo sola, ya que por diversos medios hemos visto que el entrenamiento «sádico» en este estilo viene desde las raíces del mismo con los tres años que Sosai Masutatsu Oyama paso entrenando en las montañas llevando su cuerpo al extremo.

Pero no podemos decir que esto es propaganda, es decir, no lo hacemos por llamar la atención o porque realmente nos falte un tornillo sino que nuestra misma filosofía nos indica que debemos de dar todo entrenando y combatiendo hasta el final.

Capítulo dedicado a Kyokushin en el programa Fight Quest

«Para que sepan a que me refiero sobre lo sádico que es esto, para personas impacientes véase minuto 16:40 😀 «

Sin embargo, hagamos una pequeña reflexión sobre lo siguiente:

Desde que Kyokushin nació se han logrado muchos avances en lo que refiere a ciencias del deporte y con ello han nacido nuevas metodologías para entrenar y tener un optimo desempeño de nuestro cuerpo sin maltratarlo, es decir, llevarlo al límite sin hacernos daño.

Ahora, tomando esto en cuenta ¿No es malo que a pesar de que tenemos a nuestra disposición herramientas novedosas como metodologías deportivas no las usemos? Más aún ¿No es el avance más lento con metodologías tradicionales?

Antes que nada dejemos algo muy claro:

Una de las características del Kyokushin es su dureza en el entrenamiento y cuando hablo de metodologías nuevas no me refiero a metodologías más «suaves» ya que el hecho de que sea novedoso no nos indica que va a ser más sencillo, los métodos de entrenamiento que tenemos a nuestra disposición están mejor estructurados y trabajan a consciencia ya que a estas alturas conocemos mejor como funciona nuestro cuerpo.

Habiendo dicho esto hagamos una comparativa muy general y hablando a grandes rasgos.

En el entrenamiento tradicional tenemos la técnica como fundamento principal, haciéndola una infinidad de veces hasta perfeccionarla, con esto logramos mejorar nuestra condición física y nuestra fuerza así como la agilidad. Ademas la Kata sigue el mismo principio de repetición.

En la parte de resistencia física entrenamos nudillos, espinillas y antebrazos de una manera muy ruda, golpeando constantemente objetos tales como costales, un makiwara o hasta arboles. Ademas de esto realizamos ejercicios tales como abdominales, sentadillas, lagartijas hasta que el cuerpo ya no pueda más.

Finalmente, en lo que a muchos nos importa tanto como el aire que respiramos, está el kumite, en el cual la mayor parte de las ocasiones entramos con un 50% o más de nuestra fuerza en el caso de principiantes, creo que todos pasamos lo que es no tener autocontrol y quisiera presumir que las cintas avanzadas saben controlar mejor su fuerza y practican para no lastimar al otro y generalmente dejamos pasar un lapso de entre una y dos semanas para pelear de nuevo (hablando en el mejor de los casos).

En este tiempo que he entrenado ese ha sido el entrenamiento general que hemos llevado.

A primera vista se ve bien, en verdad, si a mi me hubiesen puesto ese plan de entrenamiento hace 2 años lo hubiese aceptado (o más bien lo acepte) de inmediato y con una sonrisa de oreja a oreja.

Bien, desde hace tiempo comencé a entrenar de una manera un poco distinta, y como ejemplo quiero poner  mis experiencias ya que mi entrenamiento beneficia mis habilidades e intenta corregir problemas particulares que padezco tales como falta de elasticidad, movilidad en la cadera causado por un accidente hace años, étc. A lo que voy con esto es que hay un plan que se puede ajustar a cada uno de nosotros dependiendo de nuestras capacidades.

Mi plan de entrenamiento se rige en un ciclo de 4 días en el cual los primeros dos los utilizo para «recuperarme de manera dinámica» haciendo ejercicios que ayudan a la circulación, la movilidad y la flexibilidad. También dedico tiempo a mejorar mi técnica pero solamente sobre los movimientos que más se acomodan a mi estilo de pelea, por ejemplo, si a mi no me gusta usar Ushi Mawashi Geri porque siento que no me sale bien o simplemente porque no me gusta no la hago, si por otra parte me fascina usar Yoko Geri entonces la practicare en uno de esos dos días hasta que me salga de manera natural y fluida. Tiene que ser como un instinto, algo que sea tan fácil de ejecutar como respirar. Ademas de esto podemos busca variantes de ese mismo movimiento o distintas formas de ejecutarlo. Yo utilizo el día 1 para esta actividad.

El segundo día lo utilizo para mejorar mi elasticidad y fortalecer mis nudillos y espinillas con el uso de costal o makiwara.

El tercer día y cuarto día realizo ejercicio físico intenso pero no desorganizado. Los ejercicios están por 6 rondas de 8 series con 20 segundos de ejercicio con 10 segundos de descanso entre cada serie y 1 minuto de descanso entre cada ronda. Esto tiene un porque ya que de esta manera no solo nos entrenamos físicamente sino que enseñamos a nuestro cuerpo a recuperarse rápidamente en esos 10 segundos para volver a dar lo mejor en los 20 segundos siguientes (visualiza eso mismo en un combate) así que esta metodología te da «tempo» de kumite.

La diferencia entre el tercer y el cuarto día es que en el cuarto nos enfocamos a hacer un pequeño esfuerzo más que el día anterior, una o dos repeticiones más en el tiempo limite, notemos que esto no es tan sencillo ya que acumulado a la carga del día anterior hacer no solo otra vez lo mismo sino que obligarnos a dar un poco más es algo muy exigente.

Todo esto complementa los tres días a la semana de entrenamiento en el Dojo.

¿Cuál es la diferencia entre uno y otro?

Primero que nada notemos que realizar una cierta técnica muchas veces en efecto nos enseña como ejecutarla, pero podemos traer un concepto de pedagogía a esto: «repetir una infinidad de veces te va a enseñar como hacerlo, pero no va a lograr que lo comprendas»

A lo que voy es que por ejemplo, es muy distinto si hacemos un shita tsuki 1000 veces de la nada comparado con hacer un shita tsuki 1000 sabiendo como lo tenemos que hacer y que podemos hacer para mejorarlo. En el primer caso puede que las 1000 veces sepamos como hacerlo en la mejor de las circunstancias, pero nuestro cuerpo no nos de la fluidez y movilidad que necesitamos, mientras que por el otro lado sabemos que si hacemos un cierto ejercicio que nos de movilidad en la cadera, otro que nos proporcione fluidez en los movimientos del cuerpo y otro que nos de equilibrio para mantener nuestro centro de gravedad entonces podemos hacer esos 1000 shitas con el mismo esfuerzo pero con resultados mejores.

A manera de anécdota, mientras estudiaba el primer semestre de mi carrera, en un problema de matemáticas el autor proponía dos caminos distintos para resolver un mismo problema solo que un camino era «fácil de entender» pero le tomaría días, semanas o meses poder llegar al resultado que él quería, sin embargo, usando el otro camino aprendiendo algo nuevo le tomaba unos simples pasos llegar al resultado deseado.

En este ejemplo pude deducir que el autor mantenía el entusiasmo por resolver el problema pero lo atacaba de una manera inteligente y poco usual.

Trayendo esa anécdota aquí podemos ver lo mismo, el problema de matemáticas vendría siendo nuestro objetivo como budokas, la forma de resolverlo es el camino que tomemos para entrenar, podemos elegir un camino que ya nos han trazado y que por lo mismo nos es fácil de entender o podemos aventurarnos a intentar nuevas cosas y descubrir lo que quizá sea un camino más rápido y mejor mientras el entusiasmo por resolver ese problema vendría siendo nuestro espíritu por alcanzar nuestras metas.

Entrenar con nuevos métodos no indica que perdamos el budo, al contrario, damos lo mejor de nosotros hasta el punto límite pero lo enfocamos de una mejor manera.

En conclusión la mejor dupla sería: Filosofía tradicional y metodología actual.

Recuerden que quedarnos en el mismo lugar es sinónimo de retroceso.

El Peleador Supremo: Lechi Kurbanov

Publicado: febrero 19, 2013 de franramvel en Articulos

Bienvenidos y les presentamos el estreno de la sección de «El Peleador Supremo», una pequeña serie de artículos sobre los peleadores contemporáneos más sobresalientes.

En esta ocasión, analizaremos a Lechi Kurbanov. ¿Por qué él? Sabrán disculpar pero hoy será por una razón muy personal, ya que él fue el primer peleador espectacular que conocí cuando empecé a empaparme con la cultura Kyokushin y sin duda alguna un modelo de peleador que me gustaría seguir.

Nombre: Lechi Kurbanov

Nacionalidad: Chechenia

Fecha de Nacimiento: 9 de Abril de 1978

Lechi Kurbanov, conocido por algunos como «El Muro Ruso» se ha ganado ese apodo por una buena razón. En muchas de sus peleas lo vemos como un combatiente calmado y muy resistente, aguardando el momento exacto para asestar sus poderosos golpes o uno de sus movimientos más impresionantes: Tobi Ushiro Mawashi Geri.

Kurbanov ostenta varios títulos entre los cuales está como primer lugar en las ediciones 2001 y 2002 de European Championships y All Japan Weight Tournament, respectivamente, campeonatos organizados por IKO 1, ademas de haber ganado en el 2002 la European Cup.

Ademas de los reconocimientos en Kyokushin también ha llevado el estandarte del estilo contra otros peleadores, tal es el caso de la pelea contra Big Jam, un peleador de Jiu-Jitsu en 2004, donde Lechi salio victorioso con un Knock Out tras un minuto de combate.

 

No siempre el peso y el poder son sinónimos de fuerza.

Cuando hablamos de Lechi no solo hablamos de resistencia y de KO’s increibles, la fuerza y precisión de sus golpes es algo impresionante que si bien, no son el plato fuerte del menú  sin duda alguna preparan al contrincante lo mejor posible para aplicar su técnica predilecta.

Sin embargo la victoria no siempre ha estado de su lado, tal es el caso de la pelea contra Ewerton Teixeira, combate que me recordó las palabras de Senpai Alain, que si la memoria no me falla, iban así:

«Uno usa técnicas avanzadas por lo general o cuando esta seguro que va a ganar o cuando esta completamente desesperado»

Desafortunadamente la pelea contra Teixeira fue un claro ejemplo del segundo caso.

En lo que respecta a la enseñanza, podemos encontrar basto material de los seminarios que proporciona, uno de los más recientes es este, el cual tiene algunos ejercicios que me parecieron interesantes, sobre todo el que esta en los minutos finales, ideal para acostumbrarnos a golpear en el punto y momento indicado.

Lechi Kurbanov es un excelente peleador, pero no podemos referirnos a él como el mejor habiendo competidores de la talla de Ryu Narushima o el mismo Teixeira, sin embargo el tiempo es sinónimo de progreso para quien así lo quiere y al menos para mi, sería fantástico poder ver a Lechi como un peleador más completo dentro de algunos años, y si soñar no cuesta nada, entrenar en alguno de sus tantos seminarios en una visita a los países Europeos.

Sin más me despido, no sin antes desearles un buen inicio de semana y pedirles su comentario, nada mejor que la opinión de los lectores para mejorar nuestros artículos :D.

-Francisco

Image

El doctor Shihan Gessi Krame nace en México el 7 de mayo de 1934.

Tras vivir la infancia en su país natal,  obtiene su título profesional en la Facultad de Medicina de la UNAM el 7 de febrero de 1961.

En este mismo año emprende un viaje a Líbano, tierra de sus padres, llegando a ser el único médico mexicano en el Medio Oriente.

Realiza varios viajes a Japón, donde conoce al maestro Gogen “El Gato” Yamaguchi quien lo adopta en su Dojo para enseñarle el arte Marcial del Karate-Do.

Es el mismo Gogen Yamaguchi, quien después de ver la explosividad del Dr. Krame, le sugiere ir con el maestro Masutatsu Oyama, fundador del Kyokushinkai o “Escuela de la última verdad”.

Image

Masutatsu Oyama lo aceptó pero degradandolo de segundo dan que poseía a 10. Kyu.

Así es como el Dr. Krame tiene contacto con esta modalidad del Karate y la adopta como parte de su vida.

El Dr. Krame deja Japón y regresa a México. En 1976 trae la técnica de Oyama a territorio tricolor.

Después de altas y bajas, Kyokushinkai pierde fuerza en México y a los 25 años de su fundación se decide abandonar lo que se venía forjando con mucho sacrificio y esmero.

Es en 2004 y aún sin Dojo, cuando el Shihan Gessi Krame y algunos de sus más fieles alumnos, deciden volver a impartir clases  de manera formal.

El Dr. Krame fallece el día 5 de julio de 2010  a las 15:10 hrs en la Ciudad de México manteniendo el anhelo y la esperanza de que su proyecto en Kyokushin sea el camino por medio del cual,  sus discipulos puedan continuar con la formación de hombres y mujeres de bien, fuertes de espíritu y corazón.

Image

Fuente:

http://www.kyokushin.com.mx

-Ivan

De Donde Venimos: Masutatsu Oyama

Publicado: febrero 13, 2013 de franramvel en Articulos
Etiquetas:, ,

Masutatsu Oyama

大山 倍達

(1923-1994)

¡Osu!

Bienvenidos a esta sección que bautizaremos como «De donde venimos» que más que otra cosa pretende compartir algo de historia sobre las personas que trajeron la disciplina de Kyokushin y no puede haber otro personaje para iniciar que nuestro fundador: Masutatsu Oyama

Los inicios

Mas Oyama nació el 27 de julio de 1923 en la villa  Wa-Ryongri Yong-chi Myonchul Na Do en Corea del Sur bajo el nombre de Yong-I-Choi.

A los nueve años fue enviado a Manchuria al sur de China donde permaneció en la granja de su hermana y comenzó a practicar Kempo bajo la instrucción de  Mr. Yi quien se encontraba trabajando en el mismo sitio.

A los 12 años regreso a Corea donde siguió su formación marcial practicando Kempo Coreano.

A los 15 años viaja a Japon con el fin de volverse piloto inspirado por el primer aviador combatiente de Corea donde continua su entrenamiento en artes marciales aprendiendo Boxeo y Judo hasta que un día, al ver a estudiantes de Karate, se intereso y asistió al dojo de Gichin Funakochi en la Universidad Tokushoku.

El Karateka

Los progresos de Oyama son impresionantes ya que a los 17 años de edad ostenta el segundo dan y a los 20 años ya tenía el cuarto dan mientras  se integro durante dos años a la Armada Imperial Japonesa, sus progresos en Judo fueron igual de sobresalientes pero dejo su entrenamiento en esta disciplina.

La derrota de Japón en la segunda guerra mundial provoco indignididad y una gran desilusión para Mas Oyama, afortunadamente So Nei Chu, una de las más altas autoridades en Goju Ryu, que también era ciudadano coreano residente en Japón le convenció dedicar su vida a las artes marciales e incentivo su retiro de tres años a las montañas para fortalecerse física y espiritualmente.

Las Montañas

A los 23 años conoció a Eiji Yoshikawa el autor de la novela Musashi, ambos, tanto el autor como la novela le enseñaron a Mas Oyama el conocimiento del Bushido Samurai, algo que influencio sus conocimientos sobre la filosofía Zen y el Budo durante su estancia en las montañas ya que ese mismo año viajo al Monte Minobu en Chiba acompañado de un alumno de nombre Yashiro.

Pasaron seis meses de entrenamiento hasta que su alumno Yashiro desertara durante la noche lo cual volvió más difícil el entrenamiento en aislación pero So Nei Chu le escribió una carta motivandole y mencionandole que debería afeitarse una de sus cejas, lo cual en la cultura japonesa era muy vergonzoso, y de esa manera permanecer entrenando por lo cual continuo un total de 18 meses.

Al regresar a la civilización en 1947 entro al Primer Campeonato Nacional de Artes Marciales donde salio victorioso, sin embargo Mas Oyama sentía un gran vació por no poder concluir sus tres años de entrenamiento en las montañas por lo que decidió dedicar toda su vida al Karate y regreso a su aislamiento en el Monte Kiyosumi también ubicado en Chiba donde encontró un lugar adecuado para su desarrollo espiritual.

Durante este periodo su entrenamiento fue exageradamente exigente, 12 horas al día, siete días a la semana, no dejaba días de descanso. Su entrenamiento consistía en sentarse a meditar bajo las frías aguas de las cascadas, luchando con animales salvajes, rompiendo árboles y piedras del río con sus manos, usando los árboles como makiwara, saltando sobre las plantas de lino, a medida que están crecían varios cientos de veces todos los días. En su entrenamiento diario incluyó también un período de estudio de los antiguos textos clásicos de las artes marciales basados en la filosofía Zen.

Después de otros 18 meses regreso a la civilización una vez más con confianza en sí mismo y capaz de tomar el control de su propia vida.

La Mano de Dios

En 1950 Sosai Mas Oyama comenzó a probar y demostrar su poder peleando cuerpo a cuerpo contra toros. En total, peleo contra 52 toros, tres de los cuales murieron instantáneamente, y 49 de ellos fueron despojados de sus cuernos bajo su poderosa técnica de Shuto.

Sin embargo no todo fue miel sobre hojuelas durante las batallas, en 1957 Mas Oyama casi pierde la vida en México al recibir la cornada de un toro, de alguna manera se las arreglo para apartarlo y cortarle la cornamenta sin embargo fue gravemente herido al grado de estar en cama durante seis meses, pero a pesar de los malos diagnósticos se recuperó exitosamente.

En 1952 viajó a Estados Unidos donde hizo una demostración de sus habilidades en televisión nacional. Durante los siguientes años tomó los retos de aproximadamente 270 peleadores, la gran mayoría vencidos de un solo golpe. Una pelea nunca duró más de tres minutos, de hecho, la gran mayoría terminaba después de unos cuantos segundos. Su principio de pelea era simple: «Si te golpeo, se acabo»

Si él te golpeaba estas perdido, si bloqueas un golpe a las costillas tu brazo termina roto o dislocado y si no la bloqueas tu costilla termina rota.

Mas Oyama fue conocido como «The Godhand» (La Mano de Dios), una manifestación viviente del máximo guerrero japones  Ichi geki, Hissatsu o traduciendo «Si te golpea es muerte segura» lo cual para él era la perspectiva ideal del karate.

Cabe resaltar que las técnicas usadas por Sosai eran técnicas básicas, las técnicas complicadas eran raras en su repertorio aunque su patada a la parte superior del cuerpo fue muy conocida por su poder.

El Dojo

En 1953 Mas Oyama abre su primer Dojo en Mejiro, Tokyo donde comienzan actividades en un terreno con césped alrededor. No es sino hasta 1956 donde abre su primer Dojo oficial en en un estudio de ballet detrás de la Universidad de Rikkyo a 500 metros de la actual locación del actual Honbu Dojo.

En 1957 ya habían 700 alumnos a pesar del gran indice de desertantes debido a la gran exigencia del entrenamiento.No solo eso, sino que muchos practicantes de otros estilos entrenaban con ellos debido al  jis-sen kumite (Combate de contacto completo). Uno de los instructores originales, Kenji Kato, decía que se debía observar a los practicantes de otros estilos y adoptar cualquier técnica que pudiese ser buena en un combate real. Así fue como el Karate de Oyama evoluciono, tomo varías técnicas de otros estilos en vez de restringirse a las técnicas puras de karate.

Los practicantes tomaban muy en serio el kumite, visto a primera instancia como un arte de pelea, esperando golpear y ser golpeados con ligeras restricciones. Los golpes a la cabeza eran más comunes que en la actualidad, ya que permitían impacto con los puños en vez de solo con las piernas. Las lesiones eran el pan de cada día.

¿Por qué no se permite golpear a la cabeza con las manos en la actualidad?

Hago un ligero énfasis en este punto ya que es algo que los practicantes de Kyokushin evitamos día con día y tenemos que saber el porque lo hacemos.

Fue a raíz de un incidente en la vida personal de Mas Oyama, siendo atacado por un agresor armado con un cuchillo, cuando decidiría unos meses después prohibir los golpes a la cabeza o rostro en sus entrenamientos.

El agresor que atacó a Oyama resultó gravemente herido por un golpe que le fracturó el cráneo. La técnica empleada fue el Uraken. Tras el suceso, Oyama fue detenido y encarcelado un tiempo acusado de Homicidio Involuntario. Desde ese momento, al regresar a sus entrenamientos, prohibiría tajantemente golpear de hombros para arriba en los kumite, aún llevando protecciones en las manos.

En esto cabe remarcar que el entrenamiento no es para agredir o lastimar, sino simplemente para defender nuestro bienestar, y a pesar de ello los accidentes y las consecuencias están latentes.

El Comienzo de Kyokushin

El actual Honbu fue oficialmente abierto en junio de 1964 donde el nombre adoptado para el estilo fue Kyokushin que tiene como significado «La última verdad». En ese mismo año La Organización Nacional de Karate (IKO por sus siglas en ingles) fue establecida. Desde entonces, Kyokushin fue llevado a más de 120 países y sus miembros registrados exceden los diez millones haciéndola una de las organizaciones más grandes de karate en el mundo.

La Despedida del Grande

Tristemente, en 1994 Masutatsu Oyama murió a los 70 años debido a cáncer de pulmon dejando la organización a cargo de Akiyoshi Matsui y una de las escuelas más importantes de karate en el mundo, una filosofía extraordinaria y una historia que se atesorará por siempre, mientras el estilo y el espíritu de Kyokushin siga vivo.

-Escrito por: Francisco

Fuentes:

http://www.masutatsuoyama.com/masoyama.htm
http://www.fightingmaster.com/masters/oyama/index.htm
http://en.wikipedia.org/wiki/Mas_Oyama